Escrito por

Trabajo a turnos

El trabajo a turnos es la forma de organización del trabajo según la cual los trabajadores ocupan sucesivamente los mismos puestos, según un ritmo, continuo o discontinuo, que implica que presten sus servicios los trabajadores en horas diferentes en un periodo de días o de semanas.

trabajo a turnos

Los sistemas de trabajo son discontinuos cuando existe un turno de mañana y otro de tarde lunes a viernes. En cambio, el sistema es continuo cuando los trabajadores realizan su actividad de forma ininterrumpida durante todo el día, y durante toda la semana, lo que supone aplicar a la empresa más de tres turnos y trabajo nocturno.

El que el trabajador deba trabajar por turnos es algo que debe estar comtemplado en el contrato de trabajo. No se puede imponer unilateralmente  que un trabajador pase a realizar su jornada de trabajo a turnos o viceversa, ya que constituiría una modificación sustancial de las condiciones laborales.

trabajo a turnos

Descansos

Por sus propias peculiaridades, a veces el trabajo a turnos no permite respetar plenamente las reglas sobre el descanso semanal y el descanso diario. Por ello, para compatibilizar las exigencias del proceso productivo con el descanso de los trabajadores, la empresa tiene la siguientes opciones:

– Descanso semanal. La empresa puede reducir a los trabajadores el día y medio de descanso al que tienen derecho a la semana a un solo día, pero debe compensar el medio día restante, bien acumulándolo el trabajador por periodos de hasta cuatro semanas, o bien disfrutándolo en la misma semana pero en día diferente, separado del día completo de descanso.

Descanso diario de  al menos 12 horas entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente, si el trabajador no puede disfrutarlo íntegramente por cambio de turno, se permite reducirlo hasta un mínimo de siete horas, pero la diferencia debe compensarse en los días inmediatamente siguientes.

La legislación no recoge nada respecto a la posibilidad de que los trabajadores hagan sustituciones o intercambios de sus turnos entre ellos. Por ello, la posibilidad de que un trabajador acuerde con otro compañero cambiar su turno por algún motivo dependerá de la flexibilidad de su empresa.

Si la empresa tiene establecido un proceso productivo durante las 24 horas del día, al organizar el trabajo deberá tener en cuenta que los turnos deben rotar para que ningún trabajador esté en el turno de noche más de dos semanas consecutivas, salvo que lo elija el propio trabajador.

Imágenes: Google

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos