ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

Swaps: Desconocidos de moda

Con las primeras sentencias en firme contra el Santander y Bankinter por estafa a clientes que vendieron swaps vinculados a los préstamos hipotecarios y, dada la complejidad de este instrumento financiero, vamos a analizarlo para entender cómo funciona y porque es tan arriesgado.

Dos partes establecen un acuerdo para intercambiar rentabilidades futuras.

Los contratos de swap contemplan:

1.-Moneda en la que se harán los intercambios
2.-Tasa de interés establecida
3.-Perforo de fechas del intercambio
4.- Método de cálculo utilizado

Es un producto mediante el cual el banco abona al cliente por los intereses en las fechas convenidas y el cliente al banco si no se llega a la tasa preestablecida.

Ejemplo práctico:

Empresa 1 con una deuda de 100.000 euros a 5 años con euribor +1, si el euribor sube pagará más intereses por su deuda.

Para evitarse las subidas de interés contrata un swap que le obliga a pagar una tasa fija al banco por ejemplo un 5%.

Por lo tanto el crédito quedará fijado a un interés cerrado del 6% que abonará el cliente y recibirá rentabilidad por la diferencia entre el interés fijo acordado y el tipo de interés oficial.

A su vez el banco abonará anualmente la diferencia entre el valor del euribor y el interés fijo que paga el cliente.

Este instrumento financiero pensado para empresas que necesiten minimizar el riesgo, se incluyó en los años de bonanza en las hipotecas como una inversión complementaria por medio de la cual, las entidades rentaban a los clientes mientras las tasas no subían.

Pero cuando los tipos suben por encima de los tramos pactados el cliente pierde al tener que pagar por la diferencia.

Es un producto de alto riesgo que se vendió como una inversión al no pensarse nunca que los intereses se dispararían.