Escrito por Tendenzias

Reforma Fiscal: Atentado contra el ahorro

No podemos pasar por alto la noticia publicada hoy domingo, por los medios de comunicación.

El gobierno ha presentado dentro de los presupuestos generales del estado que deberán ser aprobados, la reforma fiscal con el fin de lograr la reducción del déficit público actual que tiene a España en la cuerda floja de la permanencia en Europa.

Asegurándose la permanencia de acuerdo a los criterios de Maastricht 2012, el mismo ejercicio de las elecciones generales, el gobierno con el apoyo de casi todos los grupos parlamentarios, presentó una reforma fiscal que atenta contra al ahorro de forma clara y directa.

Un importante subida de impuestos en todos los conceptos. Subidas de impuestos sin reforma laboral y sin acometer el problema creciente de la morosidad.

Analizamos los puntos claves de este atentado contra el ahorro que supone la reforma fiscal pretendida por el gobierno:
Incremento del IVA en su tramo normal de dos puntos porcentuales. Recordemos que este ítem afectará a lo que les cuesta a los españoles el acceso a ropa calzado, electrodomésticos, telefonía móvil y fija y conexión a Internet, entre otros.

En sus tramos reducidos, es decir, aquellos que afectan al turismo, la construcción, los alimentos, viajes, hostelería, servicios, etc., se incrementa un punto porcentual el impuesto sobre valor añadido.

Las rentas del capital, famosas rentas del capital para las que la balanza se inclinó por la recaudación inmediata sin sopesar el efecto a largo plazo de una fuga de capitales para un país con pérdida constante de competitividad y reducción en la inversión en I+D+i, para las rentas del capital se incrementan las retenciones pasando del 18% al 19% hasta los 6.000 euros y, a partir de ahí al 21% directamente.

Esto afectará a personas con fondos de inversión, cuentas bancarias con remuneración, cartera de valores, depósitos en todas sus modalidades y plazos y productos combinados de ahorro y protección, es decir pólizas de seguros-.

Por supuesto elimina los 400 euros anuales y se ratifica en la suspensión de la desgravación por adquisición de vivienda habitual.

Si sumamos estas medidas al inminente repunte del euribor y la subida de los tipos oficiales de interés y el precio del dinero, nos encontramos ante un ejercicio 2010 en el que todo lo que ingresen las cuentas del estado, todo el “ahorro” que pretenden lograr con estas medidas, deberían dedicarlo sin duda alguna y sin opciones, a la protección social. El grado de exclusión social que vendrá de la mano de estas medidas hará inviable la abstracción del gobierno del problema.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos