Escrito por Tendenzias

Por qué se debe valorar regularmente el rendimiento de los trabajadores

En un entorno tan competitivo como el actual, la empresa debe tener la seguridad de que se obtiene la máxima productividad. Para ello, se debe plantear las siguientes preguntas: ¿está ocupado cada puesto por el empleado ideal? ¿Realiza el trabajador al 100% las tareas necesarias en el puesto? ¿Es un empleado con potencial alto? ¿Qué debería mejorar para tener posibilidad de ser promocionado? ¿merece la pena promocionarlo? ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades? ¿Puede asumir tareas de mayor responsabilidad?

rendimiento trabajador

Para contestar estas preguntas es necesario contar con un instrumento que permita una evaluación objetiva, profunda y estrucutrada, de forma que se puedan obtener respuestas meditadas y argumentadas.

Así, se puede reconocer a los mejores empleados y dar a todos la  oportunidad de mejorar. También puede servir para detectar un descenso anormal y brusco en el rendimiento de algún empleado. Además, mediante las valoraciones periódicas, los empleados perciben que la empresa se preocupa por su desarrollo profesional, y también que en la empresa no basta con hacer las cosas, sino que es importante hacerlas bien. Por ello, los empleados deben saber:

– Lo que la empresa espera de ellos.

Cómo pueden mejorar su rendimiento

– Si existen posibilidades de promoción en la empresa y qué deben hacer o aprender para acceder a ellas.

Todas las empresas pueden sacar partido de los beneficios que aporta llevar a cabo valoraciones del rendimiento. Sin embargo, solo podrán hacerlo con ciertas garantías las empresas medianas y grandes, pues en las empresas muy pequeñas es difícil prever y acotar anticipadamente las competencias y objetivos de cada empleado.

rendimiento trabajador

En empresas grandes o medianas, la valoración del rendimiento es una herramienta imprescindible en empleados a partir de un cierto nivel. En el resto de niveles es menos necesario, por lo que solo debe plantearse la empresa hacerlo si hay tiempo o medios suficientes para ello o si el hecho de no hacerlo con todos los empleados pudiera crear mal ambiente laboral.

La valoración de rendimiento también hace posible remunerar correctamente a los empleados o emplearla para determinar incrementos salariales. Si asocia el dinero al buen rendimiento, los empleados seguramente mostrarán mayor interés en su actividad. Pero, se debe tener en cuenta que la función es doble:

– Diferenciar quien tiene un rendimiento excelente, correcto, aceptable o inadecuado.

– Dar información sobre las áreas de mejora.

Si los empleados solamente asocian la evolución del rendimiento al dinero, la mayoría de ellos querrá aparentar que no tiene nada que mejorar y perderán interés por la verdadera razón de ser de la valoración, que es la posibilidad de mejora que proporciona.

Imágenes: Google

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos