ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

Morosidad, desempleo y deflación

El economista Santiago Niño Becerra, catedrático de la Universidad Ramon Llull, ha publicado un libro llamado “El crash del 2010″.

El análisis de este libro indica que el periodo actual en el que se encuentra la economía es de pre-crisis y que lo peor llegará a mediados del próximo año.

Una caída en en barrena de la economía española con un producto interior bruto hasta un 20% y una situación de destrucción global  hasta el 2015.

El economista describe en su libro semejanzas entre el periodo actual, iniciado en 2007, y la Gran Depresión de 1929, con la diferencia de que en esta crisis no existió un periodo previo de recesión.

Según el libro, España puede ofrecer muy poco”para salir de esta situación porque la estructura de su PIB es de escaso valor añadido, basado en la construcción, el automóvil y el turismo y muy dependiente del comercio exterior.

A su juicio, España se ha equivocado al no haber invertido actividades como la bioagricultura y la biogenética.

Asimismo, defiende un cambio en el modelo económico enfocado a la productividad, que haría que cerrasen muchas empresas fabricantes de cosas innecesarias que subsisten gracias a la sociedad basada en el hiperconsumo.

Santiago Niño Becerra cree imprescindible que se produzcan nacionalizaciones en la banca y en sectores estratégicos como el energético en una primera etapa para salir de la crisis en la que el Estado actuaría como “garantizador, regulador e interventor”.

El libro destaca a Inglaterra como primer país con tendencia la recuperación debido a sus capacidades de adaptación e innovación.

Entre las consecuencias sociales a largo plazo, el experto auguró un mundo claramente escindido en dos, donde el principal objetivo no será la redistribución de la renta, sino la propia productividad.

Si analizamos los datos actuales y la progresión de esta brutal crisis que afecta al país, podemos deducir que las previsiones del economista tienen muchas probabilidades de ser ciertas, lo peor está por llegar, España no tiene “recursos” de índole alguna para reaccionar y nos quedan seis años muy duros.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos