ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

Mantenimiento del coche

Los gastos de carburante y de mantenimiento del coche cedido a un empleado para su uso privado, que hayan sido pagados por la empresa se consideran o no retribuciones en especie, éstos son los criterios que se deben aplicar.

mantenimiento vehiculo
  • La imputación al empleado del 20 por ciento del coste adquisición del coche cubre cualquier gasto satisfecho por la empresa que permita poner en condiciones de uso el coche.
  • No hay que imputar al empleado ninguna cantidad por los pagos realizados por la empresa en concepto de gastos de consevación, reparación y mantenimiento del vehículo (comprende el cambio de ruedas, el pago de los seguros del coche e impuesto sobre vehículos de tracción mecánica).
  • Los pagos hechos por la empresa derivados del consumo de carburantes sí son retribuciones en especie. Es el caso de facilitar vales de gasolina para su entrega en estaciones de servicio al repostar.

Garaje

Si la empresa pone a disposición de los empleados plazas de garaje en el centro de trabajo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Si las plazas están a disposición de todos los empleados, entonces no existirá retribución en especie.
  • Si las plazas de garaje solo puede ser utilizadas por determinados empleados (por ejemplo, los directivos), sí existirá retribución en especie. En ese caso, el valor de la retribución será el precio pagado por la empresa en concepto de alquiler y, si son de su propiedad, el valor de mercado de los alquileres de plazas de garaje.
mantenimiento coche

Si un empresario individual o un profesional utiliza el coche de empresa con fines exclusivamente empresariales no tiene incidencia debido a que la amortizacón del vehículo y los gastos de conservación, mantenimiento y reparación son fiscalmente deducibles. De cara a Hacienda, se debe demostrar que el coche se utiliza únicamente solo para fines empresariales.

Si se utiliza el coche para fines exclusivamente privados, entonces no se podrá deducir los gastos ni la amortización del vehículo, pues se considera una retribución del capital afecto a la actividad económica de la que se es titular.

Si el coche se utiliza para fines mixtos (para la empresa y para uso privado), solo se puede deducir los gastos y la amortización del vehículo en la parte imputable al uso para la empresa.

Se debe ser precavido a la hora de usar el coche de empresa para fines privados. Son continuas las discrepancias entre la Inspección de Hacienda y los conribuyentes respecto a si verdaderamente el negocio exige que se disponga de un coche de empresa, si su coste no es desproporcionado con relación al volumen de operacionesde la empresa o si no se está encubriendo en realidad un uso particular del coche por parte de empresario o profesional.

Imagenes: Google

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos