Incapacidad temporal

Para que un trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal es imprescindible que se den tres circunstancias siguientes: - Que su salud se haya visto alterada. - Que se encuentre incapacitado para trabajar. - Que la asistencia sanitaria sea controlada por la Seguridad Social. No toda alteración de la salud del trabajador supone que […]

Para que un trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal es imprescindible que se den tres circunstancias siguientes:

– Que su salud se haya visto alterada.

– Que se encuentre incapacitado para trabajar.

– Que la asistencia sanitaria sea controlada por la Seguridad Social.

incapacidad temporal

No toda alteración de la salud del trabajador supone que vaya a estar en situación de incapacidad temporal. Esta situación solo se produce cuando le limita o anula su capacidad para trabajar y precisa asistencia médica para restablecerse. Es decir, una alteración de salud que justifique su ausencia temporal del trabajo.

Las causas que pueden provocar esta incapacidad son:

Enfermedad común o profesional.

Accidente, sea o no de trabajo.

-Periodos de observación por enfermedad profesional en los que se prescribe la baja del trabajo. La incapacidad para el trabajo puede ser real o presunta. Así, en los períodos de observación de la enferemedad profesional, la incapacidad puede no darse realmente, pero sin embargo es necesario proteger al empleado durante un período de observación.

Mientras el trabajador se encuentre en situación de incapacidad temporal, no puede realizar ningún trabajo remunerado, ni para su empresa ni para ninguna otra. Si lo hiciera, podría considerarse prueba de que no existe ese impedimento laboral, por lo que perdería el derecho a recibir el subsidio, además de que podría ser motivo de despido disciplinario por transgresión de la buena fe contractual.

incapacidad temporal trabajador

Seguridad social es la que controla

Para que un trabajador pueda ser declarado en situación de incapacidad temporal, además de sufrir un proceso patológico que altere su salud y le impida temporalmente trabajar, debe recibir asistencia sanitaria por parte de la Seguridad Social. Así al inicio de la incapacidad temporal comienza con la emisión del parte de baja y, finalmente, la declaración de alta por curación del trabajador, emitida por el mismo facultativo que en su día cursó la baja y que pone fin al proceso de incapacidad temporal.

En el momento de dar de alta a la empresa, el empresario debe optar por formalizar la cobertura de incapacidad bien con el propio Instituto Nacional de la Seguridad Social o bien con una mutua. Pero esta decisión no le vincula, por lo que podrá cambiar cuando desee. Cuando un trabajador enferma o sufre un accidente, son los médicos de la Seguridad Social o de la mutua los que dictaminan respecto a la posible baja médica del trabajador y los únicos autorizados a emitir partes de baja y alta del trabajador. Aunque la empresa tenga servicio médico, sus facultativos no pueden emitir altas ni bajas.

Imágenes: Google

4.50 / 5
4.50 - 12 Votos
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar