ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

Foro de Davos:Nada nuevo bajo el sol

 

Nada acerca de una nueva arquitectura financiera, nada acerca del calentamiento global, nada de grandes acuerdos. El Foro Económico Mundial edición 2009 acabo sin pena ni gloria, marcado desde el inicio por la atmosfera más oscura desde su creación en 1971 por el académico Karl Schwab, el pesimismo fue desde el inicio su impronta, si algunos observadores vieron en la nueva configuración de sus integrantes donde resaltaba el mundo de la política sobre el de las altas finanzas la posibilidad de algún nuevo aporte a las iniciativas para salir de la crisis sus expectativas quedaron ampliamente defraudadas.

No podía haber grandes conclusiones la ausencia de representantes del nuevo gobierno norteamericano encuadraba desde el inicio las posibilidades del evento.

Las expectativas  entre los directores empresariales presentes, más de la mitad de los asistentes  era de franco declive, de hecho el peor momento del foro desde 2003 según el sondeo consultora global PriceWaterhouseCoopers

Faltaron las súper estrellas como Angelina Jolie y Bono, se hizo sentir la ausencia de los súper financistas como John Thain, ex presidente del Merrill Lynch, banco adquirido por Bank of América, que renunció a Davos una semana antes de la realización del evento, se ausentaron también los responsables del  Goldman Sachs, Richard S. Fuld Jr. de Lehman Brothers fue otra de las grandes ausencias. En suma falto el glamor al que el Olimpo de los inmortales financieros tenía acostumbrado al hombre común de la calle. Por cierto, los inmortales parece que están muertos.

La escasez de lideres financieros fue suplida con la presencia del liderazgo político,  40 jefes de Estado se dieron cita en Davos junto a 17 ministros de economía y 19 presidentes de bancos centrales. Tal presencia de se hizo sentir en declaraciones referentes a la necesidad del accionar del Estado para estabilizar la economía y la aceptación de una  mayor regulación sobre las finanzas mundiales.

El trasfondo de la edición 39ª del Foro Económico Mundial ha sido un compas de espera hacia la próxima reunión  del G-20 en el mes de abril. De ahí que algunas propuestas como la de La canciller alemana Angela Merkel sobre la creación de un Consejo Económico de Naciones Unidas, similar al Consejo de Seguridad, pero para supervisar los mercados y de el primer ministro británico, Gordon Brown, que enfatizo que sólo medidas coordinadas internacionalmente pueden dar resultado en los intentos que realizan los gobiernos para salir de la crisis financiera; apunten hacia ese espacio.

Así marcado por el pesimismo y por la espera de la próxima reunión del G- 20 para empezar a proponer medidas concretas el FEM concluyo con la aceptación de realidades como la inesperada desaceleración de la economía China y de los países emergentes cuando hasta hace poco se creía que podían evitarlo y el surgimiento de disturbios sociales y el recrudecimiento del nacionalismo como respuestas ante la crisis.