ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

España pierde creación de tejido empresarial

Si hay un colectivo, además de las familias, profundamente damnificado por la crisis económica son las pymes. Un estudio de D&B informa que la creación de nuevas empresas ha descendido un 31% durante el año 2009.

Añadido a este dato, durante los meses que transcurrieron de enero a agosto más de 15.000 empresas desaparecieron.

Así mismo, de cara al último trimestre de 2009 se espera que más del 65% de las pymes españolas presenten serios riesgos de continuidad.

La falta de acceso al crédito, unido a la caída profunda del consumo y la morosidad, están llevando a las pymes y autónomos a tener que dejar de ejercer su actividad, incrementando la pérdida constante de competitividad y productividad, así como una constante destrucción de puestos de trabajo.

No en vano las pymes son las responsables del 90% de la creación de empleo en nuestro país.

Esta espiral sin salida en la que se encuentra el tejido empresarial, unido a la crítica situación del mercado laboral español, lleva a nuestra economía a situarse entre una de las más deterioradas a de la Unión y las previsiones – oficiales- de recuperación ya han sido retrasadas varias veces, situándose en el segundo semestre de 2010 o primer semestre de 2011.

Si tenemos en cuenta además, que el gobierno se ha visto obligado a revisar los presupuestos fiscales incrementando el endeudamiento estatal y provocando que el estado deje de recibir más de 1,4 billones de euros por impuestos, lo que supone un 0,3% del PIB, tenemos ante nosotros un ejercicio 2010 complicado y en profunda crisis.