ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

El nuevo sistema financiero

La crisis financiera actual no tiene precedentes históricos si se analiza en términos macro económicos.

El PIB español cayó un 3% y las perspectivas son que siga cayendo hasta comienzos de 2011.

Además la crisis económica tiene su espejo en las economías internacionales lo que dificulta la recuperación.

Después de más de dos años de mercados internacionales cerrados en los que se han producido quiebras de gigantes empresariales y financieros, los bancos españoles no han recibido, hasta ahora, ayudas públicas para sobrevivir.

Más allá de una disminución en las cuentas de beneficios y unos índices de morosidad desorbitados lo cierto es que los bancos españoles han sobrevivido hasta ahora sin mayores inconvenientes.

No obstante la resistencia del Sistema Financiero parece estar llegando a su fin y en un momento en el que no se conoce el final de la crisis económica.

En España, un sistema bancario, solvente, rentable y eficiente es la piedra angular de la recuperación económica.

El momento es clave ya que además de acometer la reforma del sistema financiero, hay que tomar medidas para restablecer el mercado laboral y reducir la morosidad.

La reforma del sistema financiero debe basarse en la competencia del mercado y la competitividad de las entidades.

Es importante tener cuidado con las ayudas públicas y la ausencia de competitividad que estas puedan llevar implícitas. La competencia debe prevalecer por medio de una reestructuración a través del capital privado.

Para el sistema financiero “el tamaño si importa”, es demasiado grande para los cambios de modelo económico que se avecinan y que requieren costes operativos adecuados a una realidad cambiante e inversiones en tecnología como base del sistema productivo que debe resultar de esta crisis.

El dinero público debe ir encaminado al reforzamiento del sistema resultante y no a salvar a aquellas entidades que no han manejado de forma correcta el riesgo.

Un sistema financiero eficiente es el que tiene en sus manos y maneja con éxito las fuentes de riqueza de una sociedad, optimizando recursos y sirviendo de agente intermediador para los actores  que componen la sociedad y la producción de un país sobre la que se sustenta su crecimiento.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos