Escrito por Tendenzias

Crisis alimenticia

La crisis financiera explotó y todo lo que estaba sucediendo hasta 2007, quedó olvidado por la magnitud de la crisis.

Sin embargo, debemos recordar que los meses previos a la crisis vivimos fuertes alzas en los alimentos de primera necesidad.

Todas las economías se hicieron eco de la demanda de alimentos y los brotes de inflación en torno a la leche, el arroz y el pan.

En plena crisis financiera se realizó el pasado año en Roma una reunión de la FAO en la que se consideró urgente ayudar a las economías para potenciar las producciones agrícolas y el sector alimenticio con el fin de atenuar lo que sin duda será un repunte inflaccionario a medida que las economías vayan saliendo de la crisis.

De los 22 millones de dólares que se consideraron necesarios solo se han cedido 2.5 a fecha de hoy, por este motivo el miércoles 8 de julio se realiza una reunión en la que la FAO abordará el tema de la urgencia de cumplir los compromisos en materia alimenticia y donde se abordará el tratamiento de los biocombustibles, los límites de comercio y la ayuda a los sectores agrícolas.

Las políticas de exportación dictadas por el Banco Mundial han llevado a eliminar tierras tradicionalmente destinadas al cultivo de alimentos básicos para la supervivencia y destinarlos a biocombustibles o algodón, productos utilizables para la exportación.

Pero los datos son preocupantes 1.000 millones de personas están desnutridas y tienen hambre en el mundo. Esta cifra es histórica, nunca antes se había alcanzado un número tan elevado de personas viviendo en situación de hambre y esto lleva a pensar en un cambio, urgente y necesario, que lleve a economías autosustentables a través de la concesión de subsidios.

La crisis de los alimentos es sin duda, una crisis a punto de estallar y, de no tomar medidas nos encontraremos con ella a medida que las economías comiencen a recuperarse y se incremente nuevamente la demanda, la exportación y los precios.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos