ANUNCIO DE CABECERA
Escrito por

Cómo manejar sus deudas con responsabilidad

La mejor manera de hacer frente a una deuda es bastante obvia, tanto que un crío de cuatro años podría darnos la fórmula sin mucha dificultad. No obstante, nosotros no echaremos mano de ningún niño de cuatro años. En su lugar consultaremos con nuestro sentido común. Y este nos dice que el mejor modo de hacer frente a una deuda es pagarla. Una vez que la pagamos se acaba el problema. Bien, decirlo es bastante fácil, pero según las circunstancias de cada cual puede ser mucho más difícil de hacer. Así que partiendo de una situación de dificultad económica, que ni esté en el terreno de la insolvencia, pero que tampoco nos haga fácil el hacer frente a nuestras deudas, pasaremos a continuación a hablar sobre las maneras de enfrentarnos a nuestras deudas de modo responsable.

1. La tarjeta de crédito

Si tenemos una tarjeta de crédito, lo mejor que podemos hacer es utilizarla de forma responsable. Tendremos que tener en cuenta tanto lo que realmente necesitamos comprar, como la deuda o deudas a las que nos tengamos que enfrentar. Igualmente tendremos que ser conscientes de aquello que no necesitamos, de lo que es prescindible. Además, si tenemos más de una tarjeta de crédito será capital el deshacernos de todas excepto de una. La Tarjeta American Express será la mejor que nos podemos quedar.

2. Pague sus deudas de forma racional

Si tiene varias deudas existe el riesgo de comenzar pagando las más antiguas, o de pagar primero a quienes más pueden esperar el pago. Nosotros proponemos dos criterios, uno estratégico, el otro moral. Pague primero usted a aquellas personas o entidades que puedan cobrarle intereses de demora, pague después a aquellas personas o entidades que no se los cobren. Si lo hace de otra manera pagará usted más dinero del que comenzó debiendo en un principio. Esto es lo que hay que hacer atendiendo a nuestro criterio estratégico.
Según nuestro criterio moral, usted debe pagar primero a aquellas personas o entidades que tengan mayor necesidad de cobrar la deuda. En efecto, del mismo modo que nosotros no querríamos caer debido a que no nos pagan una deuda, tampoco deberíamos contribuir nosotros a hacer caer a los demás porque no podamos hacer frente a nuestras deudas. Tal vez podamos salvar el alquiler del piso de un amigo si le pagamos aquella vieja deuda que casi habíamos olvidado.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos