Escrito por

Como enfrentar el desempleo: Antes y despues

 

En estos días nadie está libre de toparse de un día para el otro con la notificación de paro de parte de sus empleadores. En cualquier momento podríamos pasar de la seguridad de nuestros cómodos empleos a la inseguridad del desempleo.

Por ello es preciso en primera instancia estar preparado desde ya. Para ello una serie de acciones nos tendrán aptos para enfrentar esta crisis personal y familiar.

Preparándose para el mal rato: 

1ª Evite el uso de las tarjetas de crédito.- es recomendable restringir su acceso hasta el 0 matemático si es posible.  Los intereses del dinero plástico suelen ser muy elevados y por ende las cuotas difíciles de pagar si de la noche a la mañana nos quedamos sin nuestra fuente de ingresos fijos. En caso de que sea inevitable recurrir al uso de su tarjeta, asegúrese de que esta cuenta con algún  tipo de seguro que cubra la eventualidad del desempleo por un mínimo de 2 meses, significara un recargo adicional pero lo agradecerá si las cosas se ponen duras.

2º Ahorre.- es preciso contar con un remanente para hacer frente a las emergencias, la sabiduría del abuelo proclama que lo correcto es ahorrar al menos el 10% de nuestros ingresos para hacer frente a las contingencias. Mientras más ahorre y por más tiempo lo haga, menores serán las incomodidades que tendrá que pasar en el caso de ser despedido.

3º Elimine los gastos superfluos.- por un tiempo, al menos hasta que pase el vendaval olvídese de los gastos en diversiones y salidas a la calle que signifiquen gastos innecesarios. Puede recurrir a los espectáculos públicos que suelen ofrecer los gobiernos locales y los centros culturales, aunque algunos exagerados recomiendan prescindir hasta de las salidas al cine, esta es una diversión de bajo costo y fácil accesibilidad, además le ayudara a relajarse y olvidar por algunos momentos el stress innato a estas épocas.

4º Relájese.- de nada le valdrá preocuparse por cosas que a lo mejor no pasan, si se mantiene en un estado de tensión permanente ello repercutirá en su trabajo y en sus relaciones personales y a la larga acelerara los acontecimientos en su contra, mantener la calma le asegurara puntos a su favor y contribuirá al bienestar de su entorno.

5º Observe el entorno.- puede aprovechar sus ratos libre para consolidar sus relaciones amicales y actualizar sus contactos profesionales, una revisión periódica a los mercados de trabajo más dinámicos que mantengan afinidad con su línea de trabajo podrían serle de gran ayuda en caso de necesidad; puede también aprovechar para adquirir nuevas capacidades. Recuerde la competencia dentro y fuera de su centro de labores es despiadada; prepárese.

Después del despido.- 

1ª Optimice sus gastos.- suponiendo que siguió nuestras recomendaciones anteriores, en esta etapa lo mejor será que de los toques finales al recorte de sus gastos, la media para encontrar un nuevo trabajo puede ser de entre dos o tres meses, lo mejor será que elimine ciertos gastos como el gimnasio, las clases privadas de piano, las de tenis, etc. Aquello podrá esperar para después.

2ª Inicie la búsqueda del nuevo empleo ya.- un  error que cometen muchos hombres y mujeres es pasar por un periodo de “luto” al ser desempleados, la experiencia demuestra que esto es un error el mercado laboral es en la actualidad muy complicado. Mientras más tiempo demore en engancharse, menos posibilidades de encontrar empleo tendrá,  tiene que reengancharse ya.

3ª Recurra a sus amistades y colegas.- las redes sociales son herramientas muy útiles a la hora de encontrar empleo, aprovéchelas todas.  Aquí algunas reglas elementales como no ser demasiado explicito, mantener un mínimo de reglas de urbanidad y la sinceridad de nuestro afecto podrán hacer maravillas a la hora de lograr nuestros objetivos.

4º Recuerde estamos en crisis.- es posible que algunas ofertas laborales no estén a la altura de nuestros meritos y experiencia, pero la situación podría hacer viable el tener que trabajar por unos ingresos menores a lis que estamos acostumbrados, si no podemos darnos el lujo de aguardar por una mejor oferta entonces no hay nada de malo en aceptar lo que tengamos a nuestra disposición, la situación es solo temporal y por otro lado en el caso de encontrarnos en el peor de los escenarios entonces es mejor tener algo en que ocuparnos.

5ª Sonríe y el mundo sonreirá contigo.- de nada nos vale la cara de preocupación y el seño fruncido, la tristeza y la depresión desanimaran a nuestros potenciales empleadores y amargaran la vida de nuestro entorno, lo mejor es tomar las cosas con calma que Dios aprieta pero no ahorca.

Imagen: Devilpato1 / Flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?