Escrito por

Brotes Verdes: segunda parte

Al más puro estilo de una película de exito total, los brotes verdes acuñados por la Ministra de Economía, se han convertido en la variable sobre la que se basan las mediciones de evolución o involución de la crisis económica. Débiles hojas verdes que están por desaparecer antes de que seamos conscientes de cómo cuidaros para que crezcan.

Riesgo de nacionalización total del sistema ante la emisión constante de deuda publica que requiere la captación de ahorro en franca competencia con el sector privado.

La economía seguirá en términos negativos por lo menos un año y medio más, un plazo  más que preocupante e insuficiente en términos de generación de empleo y la administración tiene que absorber con fondos públicos la destrucción de todos los sectores. Por lo que los crecimientos sostenidos y necesarios para la buena marcha de la economía  del PIB peligran.

Así analizando los datos nos encontramos con situaciones muy críticas, el consumo es la clave la recuperación económica

El brote número uno es el relativo al consumo que implica automáticamente tasas negativas de crecimientos, las barreras a las que se enfrenta este débil brote son la restricción del crédito y el endeudamiento elevadísimo de la sociedad.

El brote número dos, es el mercado inmobiliario, aún no se han encontrado el camino por el que todos los agentes económicos deben comenzar a caminar para reactivar la venta de viviendas.

El crédito al consumo podría ser considerado el brote número tres y este aún no ha asomado al aire , los datos son malos , negativos y esta negatividad se ve influenciada, además, por las constantes subidas en las tasas de interés por parte de los bancos.

Desempleo, brote número cuatro se espera una tasa de desempleo superior al 21% para 2010 con lo que la recuperación es absolutamente inviable.

Y el brote número cinco, a que no se debe desatender ni por un instante es el riesgo de crisis social al que se enfrenta la sociedad, el hambre y la falta de herramientas para cubrir las necesidades básicas puede desencadenar en situaciones muy complejas de atajar.

Por lo que la recuperación de la crisis económica continúa siendo una utopía y no se puede afirmar bajo ninguna circunstancia que ya se ha tocado fondo. La productividad y el empleo son los brotes máximos a los que prestar atención y estos aún no asoman la cabeza.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos